Archivos Mensuales: abril 2013

“Magnòlies d’Acer”: risas, lágrimas y amistad en estado puro

20130421_174257

Son las 17:30 de la tarde en la Avenida Meridiana número 97 de Barcelona. El bar del Orfeó Martinenc está repleto de abuelitos y abuelitas esperando para ver la obra que allí se representa a las 18:00h. Un grupo de hombres y mujeres de entre 30 y 35 años esperan fuera, fumándose un cigarro, a que empiece la misma obra. De todos los presentes, yo soy la más joven, lo cual me inquieta un poco y me hace pensar que quizá he escogido la obra equivocada para ver en esta tarde de domingo.

Decido entrar y seguir a los demás, pues ando un poco perdida. La sala es un pequeño escenario y trece filas de asientos. Cuenta con un sofá, una mesita de café, un lava cabezas, un mostrador, un secador para los rulos y dos sillas. Los abuelos y las abuelas van entrando y sentándose, algunos con más dificultad que otros, y el grupo de treintañeros de la entrada se sienta delante de mí. Son tan escandalosos como los adolescentes cuando van a ver teatro con el colegio.

Señoras y señores, les informamos que la obra empezará en cinco minutos“. Miro el reloj. Las 18:00h. Pasados esos cinco minutos, se apagan las primeras luces, se ve a dos señoras en el escenario y, acto seguido, se apagan las luces restantes. Empieza la función.

20130421_174121

Finales de los 70 – principios de los 80. El escenario de “Magnòlies d’Acer” gira en torno al salón de belleza y estética de Truvy Jones (Montse Miralles), que está acompañada por una jovencita recién llegada a la ciudad llamada Annelle Dupuy Desoto (Mireia Campos) la cual busca trabajo como peluquera en su salón. El centro de belleza de Truvy es el punto de reunión con sus amigas M’Lynn Eatenton (Mª Carme Buxaderas, directora de la obra), su hija Shelby Eatenton Latcherie (Meritxell Campos), Louisa “Ouiser” Boudreaux (Núria Peidró) y Clairee Belcher (Margarita Miralles), donde hablan de los cotilleos de la ciudad, las últimas novedades en cocina y, sobre todo, de hombres. De sus hombres. Pero con Annelle recién llegada a la ciudad y con un pasado que no se sabe hasta el final del primer acto, la futura boda de Shelby queda en un segundo plano. ¿El secreto de Annelle? Habrá que ver la obra o la película para averiguarlo.

En el segundo acto nos damos cuenta que la auténtica protagonista es Shelby. Es la más joven del grupo, y la más delicada de salud: es diabética, y los médicos le han dicho que sería muy peligroso que se quedase embarazada. Comenzado el segundo acto ya se ha casado, y la acción gira de nuevo en la peluquería, cuando les cuenta a su madre y a sus amigas que está embarazada. Todas se alegran menos su madre, M’Lynn, que se preocupa por su salud.

19:13h. La misma voz en off del principio, la actriz que encarna a Truvy, nos informa que se procede a hacer una pausa de veinte minutos. Al volver, empieza el tercer acto.

20130421_180413

Shelby, Clairee, Truvy y Annelle están en la peluquería. Shelby se está cortando el pelo de forma radical (“He decidido que cada 25 años me haré un cambio de look“) cuando aparece su madre M’Lynn y su otra amiga y vecina Ouiser. Ahí Shelby y su madre deciden comunicarles una mala noticia: tienen que trasplantarle un riñón a Shelby y su madre será la donante. Todas se angustian y sufren un shock tremendo, hasta Truvy (“Nunca pensé que llegaría el momento en que me quedaría sin palabras, pero ha llegado“). El final del tercer acto transmite al público que algo malo sucederá.

Lo que sucede se desvela en el cuarto y último acto. Pero no escribo esta crónica para estropear esta fantástica obra de Robert Harling. La escribo para recomendarla. Porque es una obra que te hace reír a carcajadas con las ocurrencias de sus seis (locas) protagonistas. Porque te hace llorar con un emocionante final. Porque te encariñas de esas seis cotillas, pero grandes amigas. Y porque te demuestran que la amistad es lo que te queda cuando te han arrebatado todo lo demás.

Definitivamente, no he escogido la obra equivocada para pasar una tarde de domingo.

Anna Rubio

Anuncios

El misterio de ‘La Ratera’ de Agatha Christie

Ester Arroyo

Las puertas de la Sala Cabanyes se abren a las 9:10 horas de la noche, y ya hay gente esperando. Los espectadores empiezan a entrar a la emblemática sala de teatro de Mataró mientras dos acomodadoras con aires de azafata indican a cada uno de los asistentes cuáles son sus asientos. Se respira un ambiente de intriga con el telón negro que no deja ver el escenario, la luz tenue y una música misteriosa de fondo que invita al espectador a ponerse en la situación de la obra. La representación teatral La Ratera  de Agatha Christie se estrenó en Londres hace justamente sesenta años y desde entonces ha sido representada sin interrupciones. Coincidiendo con las seis décadas de su estreno el equipo de actores dirigidos por Enric Lucena y Toni Grané ha decidido representarla seis veces en la Sala Cabanyes, ni una más ni una menos, todo coincide perfectamente como las novelas de Christie.

Los espectadores entrando en la Sala Cabanyes - Ester Arroyo

Los espectadores entrando en la Sala Cabanyes. / ESTER ARROYO

Los asistentes son en su mayoría adultos que vienen en pareja o en grupos y miran el folleto de la obra mientras se acomodan en sus butacas, también hay familias con niños y sorprendentemente algún que otro joven que ha decidido emplear las primeras horas de la noche del sábado en adentrarse en el Londres de principios del siglo XX. Carmen, una mujer de mediana edad comenta que ya ha visto la obra y que hoy vuelve para apreciar los detalles. El lugar es perfecto, ni muy grande ni muy pequeño, el justo para que el espectador se sienta cercano al escenario y no pierda detalle de lo que sucede, que precisamente de eso trata la función, de estar en alerta permanente. El equipo de sonido inicia la cuenta atrás para que empiece el espectáculo, poco a poco el silencio va llenando el lugar y en un abrir y cerrar de ojos la inquietante música ha cesado y la sala se ha quedado a oscuras. Como por arte de magia se empieza a vislumbrar el interior de una casa antigua en el escenario. “Oh…” deja escapar alguien, la belleza y sencillez de la puesta en escena maravilla a más de uno. Los presentes han dejado atrás el año 2013 y se encuentran ante la sala de estar de una mansión londinense de la década de 1940 que cuenta con un sofá, una butaca, un teléfono y una radio de la época.

El toque mágico del escenario es el gran ventanal con nieve que juega con los efectos de luz según los momentos de la obra. La función empieza con los dueños de la casa de huéspedes, Mollie y Frank Ralston, es el primer día del negocio y la joven pareja está emocionada. Los asistentes al teatro se ponen en alerta y alguno cuchichea con el de al lado en el momento en que Mollie comenta que desconoce quiénes son sus primeros huéspedes. El primero en llegar es un joven que desata las risas entre el público por su comportamiento totalmente sincero, su aspecto inocente y su desenvoltura, aunque las risas se entrecortan al ver que el chico repasa minuciosamente todos los rincones de la sala, es muy sospechoso ¿y si su actitud pueril fuera solo una capa para confundirnos? La segunda en llegar es una mujer mayor, bajita y con aires autoritarios; critica todo lo que ve y cuestiona la profesionalidad de Mollie, a pesar de su forma de ser, pronto queda claro que la señora Boyle no es una criminal sino una vieja cascarrabias que enseguida el públi

co aborrece. Seguidamente llega el comandante Metcolf, un hombre discreto, y a continuación aparece una joven atractiva llamada Casswell. Finalmente llega un huésped inesperado, el señor Paraviccini, y los espectadores se asombran al ver que el hombre coincide con la descripción del asesino anunciada por la radio de Londres ¿Es él el loco? ¿Por qué los huéspedes se empeñan en remirar todos los rincones de la sala? El público aplaude con entusiasmo con el fin del primer acto, la tensión ha crecido, los invitados han llegado a la casa y un asesino anda suelto buscando a su próxima víctima.

Cartel promocional de "La Ratera" - Ester Arroyo

Cartel promocional de ‘La Ratera’./ ESTER ARROYO

La representación transcurre con las sospechas puestas en Christopher Wren y el señor Paraviccini hasta que la señora Boyle es estrangulada y muere en el salón. A partir de este instante cada uno de los personajes muestra actitudes y secretos que provocan que el público sospeche finalmente de todos, ¿Quién es el asesino? La genialidad de Agatha Christie hace que los espectadores se asombren con el inesperado final. Todos los presentes aplauden con entusiasmo a los actores y al extenso equipo artístico y técnico que han hecho posible la velada. A la salida los asistentes comentan: “Pensaba que el asesino era…”, “Un final totalmente inesperado, no me lo imaginaba”,  “La representación de los personajes ha sido muy realista”…

Si quieres saber quién era él o la psicópata asesino/a, no te pierdas La Ratera en la Sala Cabanyes de Mataró.

Video promocional de la obra de Agatha Christie en Mataró./ ARCHIVO

Venta de entradas

Ester Arroyo Cárdenas

‘Rebaibal’: de Marisol a Rafaela Carrá

Mónica García

La emblemática sintonía del NO-DO empieza a sonar en el paseo de los Olmos de Madrid y todo el mundo presta atención. No, no es que hayamos vuelto a los setenta, es que la actuación de Los Cosbrite acaba de comenzar en el bar musical Painting the Monkey. Una tarima de color negro espera a que empiecen a sonar las primeras notas de una canción conocida por todos los asistentes: Estando contigo, de Marisol. Al ritmo de la música aparecen tres coristas bien uniformados y una Marisol muy expresiva que empiezan a provocar las risas del público con su coreografía, sus expresiones y los empujones y manotazos que Marisol propina a sus divertidos coristas.

Imagen promocional de 'Rebaibal' - Diego Mañogil

Imagen promocional de ‘Rebaibal’. / DIEGO MAÑOGIL

Termina la canción y el público aplaude con entusiasmo a la espera del siguiente número. Unos están en primera fila sentados en los sofás que separan la actuación del resto del bar, mientras otros presencian el espectáculo apoyados en las mesas que aguantan los cócteles y mojitos que les acompañan. Una gran parte de los asistentes son amigos, familiares, vecinos y conocidos de alguno de los miembros de este grupo de cabaret musical que se formó hace más de diez años. Diego, Pilar, Charo, Raquel y Nacho presentan como Los Cosbrite un conjunto de actuaciones bajo el título de Rebaibal. Como el nombre del espectáculo indica, se trata de un revival de anuncios y canciones de los años 60, 70 y 80 mientras cuentan diferentes historias, que pueden estar muy alejadas de lo que de primeras nos sugieren las canciones, con un elemento en común: el humor. ¿Puede funcionar un Michael Jackson bailando Thriller al ritmo de Rascayú? La respuesta es sí. En manos de Los Cosbrite, esta combinación surge el efecto deseado y hace que personas de edades muy diferentes se rían al unísono.

Al final de cada número musical el público vuelve al presente unos segundos para dar un trago a su bebida, seguir riendo o comentar la jugada con el vecino, pero, cuando todavía no ha llegado el vaso a su boca, la música les vuelve a transportar décadas atrás. La actuación de Los Cosbrite y canciones de artistas como Rafaela Carrá o Abba hacen que el público cante, baile y se ría al mismo tiempo.

Los Cosbrite durante uno de sus número musicales - Mónica García

Los Cosbrite durante uno de sus números musicales. / MÓNICA GARCÍA

Uno de los puntos fuertes del espectáculo llega tras la pausa obligada. Pilar, en este caso víctima del Tío Calambres, llena el escenario con su expresividad y sus curiosos movimientos mientras interpreta el playback de esta canción de Luis Aguilé que narra la historia de un hombre que, tras un accidente, recibe la sangre de un hombre tartamudo, alias el Tío Calambres, lo que provoca que él también sufra los “calambres”. Este número hace que los asistentes exploten en carcajadas y hasta que alguno se atragante con la bebida.

Los actores van pasando por el escenario caracterizados para cada ocasión, desde vestidos como Raphael y El Príncipe Gitano mientras muestran sus dotes con el inglés, o como dos espermatozoides entonando una canción de Los Pecos. El vestuario de cada representación se amolda a los personajes y permite que los actores den lo mejor de sí. Como en el número en el que una Heidi algo crecidita (Diego) incordia, deja calvo y casi mata a su abuelito.

Casi una hora de bailes, cambios de vestuario, carreras y salidas al escenario dejan a los actores exhaustos y al público con ganas de más. Cuando la actuación termina, una tormenta de aplausos inunda la sala, que pocos minutos después, y con los focos apagados, se convierte en el bar musical que es cuando no tiene a grupos como Los Cosbrite en su escenario. Los actores salen, desmaquillados e irreconocibles, y sin que se note el cansancio se apuntan a la fiesta para brindar por la actuación de hoy y por las que les esperan.

 

Próximas actuaciones de Los Cosbrite…

 

Galería de imágenes de Rebaibal

¡Bienvenidos!

Os damos la bienvenida al blog de Escenario Amateur. Un blog donde encontraréis toda la información sobre los próximos actos de teatro amateur en Catalunya, además de las crónicas de las obras a las que hemos ido, entrevistas y un reportaje donde intentaremos desmembrar las claves y los secretos de este teatro, aún poco conocido.

¡Esperamos que os guste!

Magia, circo y teatro en Igualada

Maite Alamillo

Hoy ha acabado una nueva edición de la Mostra de Teatre Infantil i Juvenil d’Igualada. Con una duración de cuatro días, se trata de una feria cuyo objetivo es difundir las mejores producciones de teatro, sobre todo catalán, y se ha convertido en el punto de encuentro de profesionales del sector, aficionados  y familias enteras que quieren disfrutar de los mejores espectáculos.

Spot de la Mostra 2013

Con una ocupación media del 89% en los teatros, la Mostra realiza también numerosos espectáculos al aire libre, siendo estos los que más público acogen.

El sábado fue el día de mayor actividad y desde primera hora de la mañana las calles de Igualada se llenaron de gente, sobretodo de familias con niños pequeños, los que más disfrutan de la Mostra. A las 10:15 de la mañana empezaron las primeras obras y talleres pero fue por la tarde cuando más gente se pudo ver.

Aún no eran las 16:00 cuando los visitantes volvieron a ocupar las calles principales de la ciudad : algunos recién llegaban y otros acababan de terminar de comer en algunos de los restaurantes más emblemáticos de la ciudad. A las 16:30 empezaban los primeros espectáculos y nadie se los quería perder.

Uno de los primeros sitios en llenarse fue el taller “Recicletades: Titelles”, donde niños y adultos podían construir títeres a partir de materiales reciclados, y el “Circ a les Golfes”,  en el que los más pequeños podían aprender diferentes actividades que se realizan en un circo. Ambos estaban situados en la Rambla General Vives, una de las calles que más movimiento registró. Vestidos de las formas más curiosas imaginables los actores de las dos compañías organizadoras de los talleres, así como los voluntarios de la ciudad, se encargaron de entretener a los niños durante toda la tarde.

Taller Circ a les Golfes
Taller Circ a les Golfes / MAITE ALAMILLO

Además de los talleres, algunos espectáculos también eran al aire libre. El Zoozoom, por ejemplo, tuvo lugar en la plaza de Ayuntamiento, que se llenó mucho antes de que empezará, a las seis de la tarde. Pequeños y mayores disfrutaron de este espectáculo protagonizado por unos animales muy especiales y que contó con la colaboración de varios asistentes. La interacción entre actores y público es uno de los platos fuertes de las obras de esta compañía y es lo que hace que guste tanto al público, sobretodo a los más pequeños.

Otra de las obras con más éxito fue la estrena de la compañia De puntetes, El Circ dels Núvols, representada en la plaza de Cal Font y que cuenta la historia de Rita, una chica que va a ver un espectáculo de circo que  no será como esperaba.

DSC_0013
Zoozoom / MAITE ALAMILLO
DSC_0002
El Circ dels Núvols / MAITE ALAMILLO

Sin lugar a dudas, el espectáculo que más impactó y con el que más disfrutaron los adultos fue el estreno del grupo Born To Trace, una compañía de circo urbano. Inspirados en el parkour, realizaron media hora de acrobacias y equilibrismo en plena plaza de Cal Font con la ayuda de unas estructures montadas y de algunos elementos urbanos.

Born To Trace / MAITE ALAMILLO

Barcelona Desahucios

Todo sobre los desahucios en Barcelona

Notes d'escena. Crítica teatral

Blog sobre teatre de la periodista Teresa Ferré

revistateatros.wordpress.com/

Blog de noticias de la Revista Teatros

Crítica Teatral

Blog de crítica de los espectáculos teatrales de la cartelera madrileña